Aceptamos el reto de actualizar el dormitorio de un pre adolescente de 13 años con un presupuesto low cost. Nos centramos en dar un toque más diáfano y luminoso al dormitorio, a través de un cambio de color de las paredes y del mobiliario existente. Neutralizamos los paramentos verticales con un azul luminoso que crecerá con Mauro. Las cortinas y la ropa de cama se coordinaron en tonos azules, tostados y blancos.

Al mobiliario infantil en madera natural, fue tuneado, lacándolo en blanco y cambiando los tiradores, lo que le dió un aspecto más moderno y más acorde con su edad.

Sustituimos las estanterias existentes, por otras más actuales, y en la zona de trabajo otras en forma cúbica. Se conservo la mesa y silla de estudio.